Ramón Lucas Lucas

navigate to this web-site Antropologia filosofica e Bioetica

Home PUBBLICAZIONI Libri Absoluto relativo

Font Size

SCREEN

Layout

Menu Style

Cpanel

Absoluto relativo

click to find out more blog AbsolutoPortada En línea con Horizonte vertical, que lo precedió, Absoluto relativo se pone como segundo volumen de la serie y centra la reflexión antropológica en la relación entre «naturaleza humana» y «persona humana». Una reflexión no solo necesaria para esclarecer la igual y universal dignidad de todos los seres humanos en la singular e irrepetible individualidad de las personas, sino también para hacer frente a algunos problemas antropológicos en relación con la fe católica. http://www.paperiandco.com/mikidis/10386 Índice-Introducción

sites site de rencontre amicale geneve New - buscar mujeres solteras en las vegas BAC BAC

conocer gente de japon Clicking Here Introducción

Bonuses El mensaje cristiano posee un contenido bien definido en las tres fuentes de la Revelación: Sagrada Escritura, Tradición y Magisterio. Fides et ratio, citando Gaudium et spes (n.14-15), nos ofrece «un compendio de antropología bíblica, fuente de inspiración también para la filosofía. En aquellas páginas se trata del valor de la persona humana creada a imagen de Dios, se fundamenta su dignidad y superioridad sobre el resto de la creación y se muestra la capacidad trascendente de su razón» (FR 60). Esto quiere decir que el mensaje cristiano presupone una determinada antropología y permite pensar que no todas las visiones del hombre son compatibles con la Revelación y la Palabra de Dios. En sus presupuestos pretende salvaguardar dos aspectos fundamentales: primero, todos los hombres pertenecen a la especie humana, forman la humanidad, poseen igual dignidad y derechos y están llamados a la salvación; esto se indica afirmando la universalidad e inmutabilidad de la naturaleza humana presente en todos los hombres. Segundo: cada persona es singular e irrepetible, sujeta a múltiples cambios durante el transcurso de su vida, con unos derechos y deberes individuales, y tiene que dar una respuesta personal al llamado a la salvación; esto se indica afirmando la individualidad de la persona.
Absoluto relativo lleva en su mismo título estos dos puntos y reflexiona sobre estos presupuestos antropológicos de la Revelación conscientes de que «nadie puede rechazar que ni las piedras, ni los troncos de árbol sino solamente unos sujetos humanos pueden recibir la palabra de Dios». Estos presupuestos constituyen el valor absoluto relativo de la persona y son la condición para que Dios pueda revelarse al hombre y para que este pueda escucharlo y responderle libremente. En línea con Horizonte vertical, que lo precedió, Absoluto relativo se pone como segundo volumen de la serie y centra la reflexión antropológica en la relación entre «naturaleza humana» y «persona humana». Una reflexión no solo necesaria para esclarecer la igual y universal dignidad de todos los seres humanos en la singular e irrepetible individualidad de las personas, sino también para hacer frente a algunos problemas antropológicos en relación con la fe católica. De hecho, en la Trinidad tenemos una sola naturaleza divina en tres personas y en Cristo dos naturalezas en una sola persona. Por la historia sabemos lo difícil que fue llegar a formular definitivamente la fe trinitaria y cristológica y cómo la función del Magisterio desarrolló un papel fundamental. Esta función de discernimiento crítico frente aquellas antropologías incompatibles con la fe se presenta de nuevo en nuestros días y a ella se aludirá también el la última parte del libro. Dichas antropologías no solo tienen graves consecuencias en el plano dogmático, sino también en la vida moral de las personas. Si no existiese la naturaleza humana común a todos los hombres e inmutable en sus exigencias fundamentales, no solo la Revelación quedaría privada de su punto de anclaje, sino que el valor moral perdería sus exigencias de universalidad y obligatoriedad.
Esta exigencia de moralidad fundada en una sana antropología es percibida no solo en el ambiente filosófico sino también, y sobre todo en nuestros días, en el ambiente económico y social. De hecho, una parte de este libro maduró elaborando una Conferencia Magistral pronunciada en 2009 en el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid). Le doy mi reconocimiento no solo por su apoyo moral, sino sobre todo por la sensibilidad hacia estos aspectos fundamentales de la vida personal y social. La vida personal no es nunca una cuestión privada y en su misma estructura lleva la dimensión social. Como diré al final del capítulo IX, «el tema de fondo de este libro no es solo un tema tan antiguo como el pensamiento occidental (relación uno/muchos - Parménides/Heráclito),
ni tan abstracto y teórico (relación naturaleza/persona) que interese solo a los filósofos de profesión, sino que toca la vida concreta de las personas y de las sociedades. El motivo es que en el fondo de cada uno de nosotros hay una constante que nos permite ser siempre los mismos, pero también una variante que nos sumerge en el dinamismo histórico y cultural».